14 PRINCIPIOS PARA LOGRAR UN EFECTIVO TRABAJO EN EQUIPO.

PARTE I.

Los miembros de un equipo de alto rendimiento asumen muchas de las responsabilidades que tradicionalmente tenían los directivos y supervisores, como programar el trabajo, asignar las tareas, formar a los miembros, realizar inspecciones de calidad, preparar presupuestos, actualizar los procesos de ingeniería, seleccionar y disciplinar a los miembros y dirigir las reuniones de los equipos, etc.

Para el exitoso desempeño de los equipos, existen algunos principios básicos, estos son reglas constantes y negociables que sirven para cultivar confianza y promover la unión de todos los miembros del equipo. Cada uno de estos principios es vital para el buen desempeño y desarrollo del equipo.

1. Defina al equipo.

Como centro de todos los equipos de alto desempeño existe un propósito (objetivo) común, una misión que se eleva y va más allá de cada miembro del equipo.

Los “jugadores” de un equipo efectivo entienden que los aspectos y diferencias personales son secundarios a las demandas del equipo. Significa compartir las fortalezas y diferencias para mover al equipo hacia adelante.

Asegúrese de que el propósito y las prioridades del equipo son claros.

¿Cuál es la misión del equipo?, ¿Cuál es la estrategia?, ¿Qué objetivos se persiguen? ¿Qué es lo que se espera de cada miembro del equipo?, ¿Cómo puede cada miembro del equipo contribuir de manera más efectiva?, ¿Qué cosas comunes mantendrán al equipo unido?

2. Sea paciente y perseverante.

Para que un equipo crezca saludablemente, aprenda a confiar en los principios del trabajo en equipo y permita que las cosas tomen su curso. Incluso los equipos más eficaces tienen conflictos que elevan los temperamentos, dan lugar a la codicia, el egoísmo, el miedo y la inseguridad. Es por esto, que la paciencia y la perseverancia son sumamente importantes.

Normalmente los equipos desde que se forman hasta que funcionan plenamente pasan por cuatro etapas: formación, desequilibrio, normalización y alto desempeño.

3. Comparta la información oportunamente.

Sin información veraz y retroalimentación oportuna, los equipos se disuelven rápidamente convirtiéndose en grupos débiles y dependientes, desplazando la responsabilidad y sentido de propiedad solo aquéllos miembros que están informados.

Los equipos de alto desempeño son equipos facultados y la información es una fuente de buenos resultados.

4. Construya la confianza.

Cualquiera puede reunir a un grupo de personas y los puede llamar equipo.

Ahora, ¿cómo conseguimos que las personas confíen entre sí?, ¿o incluso que aprendan de otro?

Estos son desafíos que toman tiempo y requieren un compromiso total de la gerencia.

La confianza es una conducta sabia, y es una característica fundamental de quien pretende ser el líder de un equipo.

5. Promueva un ambiente de respeto.

Para nutrir una cultura saludable, respetuosa, interdependiente, y con actitudes positivas, los miembros del equipo necesitan tratarse entre sí como ganadores, con dignidad, reconocimiento y respeto. Esto se consigue presentándose a tiempo a las reuniones, prestando atención, cuestionando y proporcionando ayuda, ofreciendo estímulo, soporte y valorando la diversidad, alentando el intercambio libre de ideas, sentimientos y opiniones con lo cual se enriquecen los procesos de solución de problemas, de toma de decisiones, de mejora continua etc.


Entradas destacadas
Entradas recientes