VISIÓN INTEGRAL

Visión Integral y Modelo Nosológico para el Desarrollo de las Organizaciones Sociales

Introducción:

El modelo integral es utilizado como una importante herramienta de diagnóstico organizacional y como un mapa para introducir un cambio de cultura. Sin pretender dar al modelo un enfoque lineal, es posible facilitar su aplicación mediante el uso de una guía rápida, que permita reaccionar con celeridad y documentar a través del tiempo, los resultados de diferentes intervenciones.


Desarrollo:


Los trabajos de investigación realizados por Wilber, nos proporcionan un mapa integral del potencial humano, en cuanto a los elementos llamados cuadrantes, niveles, líneas, estados y tipos, por medio del cual es posible identificar el nivel de desarrollo de las personas y las organizaciones.

egocéntrico etnocéntrico mundo céntrico

Yo persona Nosotros grupo Todos nosotros

El mapa integral tiene 4 cuadrantes: Individual Interior yo, Individual exterior ello, Colectivo interior nosotrosy Colectivo exterior ellos.


Partiendo de este antecedente, al leer las ideas de Wilber recordé que hace algunos años impartiendo un programa de formación para una compañía de seguros, en el que formaban parte del grupo algunos médicos, que al presentar el tema de diagnóstico se me ocurrió preguntarles, como es que a diferentes combinaciones de síntomas llegaban a un diagnóstico y preparaban una receta, y me comentaron que a eso le llamaban nosología cuyo objetivo es describir, explicar, diferenciar y combinar una amplia variedad de síntomas y procesos patológicos, independientes e identificables según criterios idóneos.


Como resultado de este evento fue que se creo un modelo nosológico, que incluye una matriz respecto a los síntomas que presenta un grupo o una organización y en base a ellos se formula un diagnóstico y se determinan las acciones a seguir. A la fecha he implementado este modelo y ha funcionado satisfactoriamente.

Síntomas, diagnóstico y acción (intervención) deben operar en sincronía y de manera permanente, ya que juntos componen un sistema y los resultados dependerán de la exactitud con que se emplee cada uno de ellos. La intervención podrá ser a través de cambios de cultura, capacitación, modelar los valores, identificación y reforzamiento de los grupos de interés, etc. Pero como cualquier acción repercutirá en los síntomas y habrá que contar con indicadores de diagnóstico expedito ya que los estados de conciencia vienen y van.

Conclusión

El modelo integral es muy completo y un excelente marco de referencia para la elaboración de diagnósticos organizacionales, pero habrá que poner especial atención en que el proceso de desarrollo o las líneas de desarrollo son irregulares (la moral, la cognitiva, la interpersonal, la emocional y la estética) y en el efecto de los cambios en un cuadrante y su repercusión en los demás.

Por ejemplo en el cuadrante inferior izquierdo (nosotros) se encuentra la cultura, pero también en el inferior derecho (social). Centrarnos solo en soluciones externas sin considerar que los cuadrantes interactúan, no haría más que agravar una situación.

Tenemos la capacidad de expandir el yo, la cultura y la naturaleza hasta modalidades más elevadas, pasando del yo al nosotros y al todos nosotros. Hay que intentarlo, solo así participaremos en la co-creación de un mundo mejor.

Referencias

La visión integral de Ken Wilber.

Trabajos varios en Grupo A.P.D.E.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.