CICLO ANUAL DE DEFINICIÓN DE OBJETIVOS

Casi todas las empresas que conozco tienen una sesión de planificación todos los años, donde analizan el accionar de su compañía en el año que cierra y trazan los objetivos del siguiente año o para los próximos 1000 días, sin embargo, pocas organizaciones hacen una alineación de objetivos a todos los niveles, generando una descoordinación entre áreas y/o departamentos, donde como consecuencia directores, gerentes y supervisores persiguen objetivos diferentes.

El proceso de definición de objetivos debe bajar en cascada, cada nivel debe hacer sus objetivos en función de las estrategias de negocio, y cada quien, dentro de las posibilidades que le permita su puesto y su responsabilidad dentro de la empresa, deberá aportar para el cumplimiento de los mismos.

El común denominador de las empresas, es que conforme nos alejamos de los puestos directivos, menos alineados están los objetivos. A medida que nos alejamos de los puestos de dirección, los objetivos tienen que tener un carácter táctico, un carácter de acción, pero esas acciones deben estar en sintonía con la inteligencia del negocio. La sinergia que alcanza una organización que tiene todas sus acciones enfocadas a conseguir los objetivos estratégicos es máxima, y tiene un doble efecto, además de conseguir los objetivos, empodera y motiva a los empleados, logrando un círculo virtuoso, evitando fricciones internas que frustran a los empleados y a los clientes.

La manera sugerida de hacer este proceso es muy sencilla, el comité de dirección formula sus objetivos estratégicos, en base a éstos, los directores establecen sus objetivos y los de su área para llegar a un consenso con sus colaboradores y determinar los criterios de evaluación de los mismos. Una vez concluida esta etapa se repite el mismo proceso con el siguiente nivel y así sicesivamente en todos los niveles de mando de la organización.

Cuando un empleado formula sus objetivos:

1. Se motiva.

2. Se empodera.

3. Se enfoca en cumplirlos.

4. Mejora el funcionamiento de la empresa.

5. Conoce como será evaluado su desempeño.

A cada objetivo se plantean 3 criterios de evaluación que serán monitoreados mediante una agenda de revisión y avance con KPI’s, para garantizar el cumplimiento del mismo, y un aspecto fundamental es que los objetivos deben ser S.M.A.R.T. y siempre acompañados de un plan, incluso deben ser protegidos con Planes B. La idea es que por ningún motivo se deje de alcanzar un objetivo ya que esto tendria un impacto directo en la estrategia.

Hagamos unos números sencillos, imaginen que una empresa de 20 empleados tiene 3 objetivos estratégicos, cada empleado hace 3 objetivos de área para cumplirlos, es decir tienes 60 objetivos tácticos enfocados a cumplir tus 3 objetivos estratégicos. Ahora hagamos 3 acciones por empleado para cumplir sus 3 objetivos, cada empleado tiene 9 acciones que lo llevarán a cumplir sus 3 objetivos y por ende los 3 objetivos estratégicos, es decir, tienes 180 acciones enfocadas a cumplir tus objetivos como empresa, esto es algo extremadamente poderoso en cualquier organización.

¿Hoy, cuántas acciones te llevan a cumplir tus objetivos estratégicos?

¿Crees que tener 9 acciones por empleado te ayudaría a tener un 2020 exitoso?


Entradas destacadas
Entradas recientes