SMART WORKING (Conclusión)

Parte 3/3

Hoy en día el trabajo trata cada vez más de “lo que hacemos” y cada vez menos de “dónde lo hacemos”.


El Smart Working mejora la eficiencia de las actividades y ayuda a centrarse en los resultados antes que en los procesos, buscando entre otras cosas, alcanzar las aspiraciones de los colaboradores por encontrar equilibrio entre la vida profesional y personal, reducir los costos de la infraestructura organizacional y su mantenimiento, promover un ámbito de colaboración e innovación, reducir la contaminación ambiental y el tráfico en las grandes ciudades.


El Smart Working está basado en la confianza y en la claridad que el colaborador tenga respecto a sus objetivos, midiendo más el performance que las horas trabajadas, por lo que requiere de una gran disciplina, un alto control de las distracciones, una gran coordinación entre el jefe y el empleado y un esfuerzo por parte de ambos para que sea posible desarrollar el trabajo a distancia.


En un futuro tal vez no muy lejano, otras tecnologías, como la realidad virtual, se sumarán al repertorio de técnicas que ayudarán al desarrollo del trabajo inteligente.


Mi sugerencia es en primera instancia, optar por incorporar soluciones de Smart Working dentro del trabajo, integrándolo a las oficinas corporativas y no al ambiente de casa y dependiendo de los resultados, ir incorporando otros cambios en la forma de trabajar.


Si deseas incorporar este modelo de trabajo en tu organización, no dudes en consultarnos.



Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo