LIDERAZGO A DISTANCIA

PARTE 1 /3

“Los principios de liderazgo no cambian, pero las técnicas de liderazgo sí”

Por: José Manuel García Rodríguez

¿Qué es el liderazgo a distancia?

Es el proceso de ofrecer la dirección e inspiración necesarias a los integrantes de un grupo de trabajo, que se encuentran en distintos entornos físicos, para crear e implementar las acciones que les permitan lograr y respaldar los objetivos organizacionales.


Es probable que al cambiar nuestra forma de trabajar por estrategia o por necesidad, a raíz de una contingencia (accidentes, epidemias, catástrofes naturales, etc.), haya que modificar nuestros estilos de gestión y de liderazgo, ya sea de manera temporal o permanente y que tengamos que dirigir a nuestros colaboradores de manera remota.


También es muy posible que por la naturaleza del trabajo, a partir de ahora contratemos a un colaborador para que preste servicios de forma autónoma.


El Smart Working, como también se le conoce a esta forma de trabajar, está basado en la confianza y en la claridad que el colaborador tenga respecto a sus objetivos, midiendo más el performance que las horas trabajadas, por lo que se requiere de una gran disciplina, un alto control de las distracciones, una gran coordinación entre el líder y el colaborador y un esfuerzo por parte de ambos para que sea posible desarrollar el trabajo remoto.


Es importante considerar que independientemente de la distancia, es esencial que los colaboradores sientan la presencia de un líder, que se preocupa no sólo del cumplimiento de las tareas, sino también de la motivación y por el estado de ánimo de las personas a su cargo.


Aunque el crecimiento en el número de colaboradores y de equipos virtuales se ha incrementado debido a la reciente crisis viral, la tendencia en esta dirección ya estaba en marcha. Es válido decir que los equipos virtuales, serán la norma para muchas organizaciones y los líderes de todo tipo de empresas, tendrán el desafío de la conducción de un equipo a distancia, ya que liderar a distancia significa liderar de forma diferente y más eficiente.


La transformación digital también es cultural y organizacional. Para avanzar y adaptarse a las nuevas tendencias, las empresas, los líderes y en general todos los colaboradores, debemos evolucionar en todos los ámbitos, utilizando métodos de trabajo adecuados a las nuevas circunstancias.


Los líderes a distancia deben superar las barreras de desempeño que se producen cuando los equipos mezclan tiempo, distancia y cultura.


Las organizaciones se posicionan para aprovechar los esfuerzos y talentos del personal y así crear una fuerte ventaja en un mercado global donde las reglas están cambiando constantemente.

Para liderar de manera distante, es importante tomar en cuenta algunos aspectos que integran los viejos y los nuevos principios del liderazgo:


  1. Las expectativas deben ser claras respecto al desempeño que se espera de parte del colaborador y de éste hacia la empresa, su líder y su grupo, por lo que es importante iniciar por este tema ya que es la base del compromiso.

  2. Todos los colaboradores tienen que entender la importancia y la razón de ser de su función dentro del equipo y qué contribución individual hacen a la empresa, pero esto es aún más importante para los empleados a distancia. Los miembros del equipo virtual deben tener claro qué resultado concreto se espera de ellos. Sin esta claridad, no participarán plenamente ni permanecerán centrados. Al identificarse con su propósito no sólo mejora su identidad, sino que también se crea energía y un sentido de urgencia, incluso cuando los miembros del equipo virtual actúan individualmente en las tareas y asignaciones.

  3. Los roles deben ser claramente definidos. Cuando las personas provienen de un conjunto diverso de experiencias, funciones, empresas (aunque sean del mismo giro) y posiblemente con antecedentes culturales divisionales o geográficos, no se debe suponer que todos ellos comparten el mismo punto de vista, sobre lo que constituye la manera de trabajar y la tarea a realizar. Esta es una oportunidad para que el líder establezca puntos de referencia y aliente al equipo a seguir normas claras con las cuales se medirán los resultados y las aportaciones individuales y grupales. Por lo anterior, es importante dar claridad a los roles de cada integrante de manera que estén alineados con la misión y las funciones que cada colaborador tiene encomendadas dentro del conjunto de interacciones organizacionales. Es importante tener presente que la ambigüedad de roles tarde o temprano se traducirá en conflictos y “áreas grises”.

  4. Que el colaborador tenga un claro conocimiento de cómo ejecutar las tareas, así como de las prioridades, políticas, procedimientos y KPI’s que demanda su función.

El asegurar el conocimiento por parte del colaborador respecto a cómo debe desarrollar su trabajo, es una de las principales responsabilidades de un líder y esto se complica cuando carece de la oportunidad de observar a su personal de manera directa, mientras llevan a cabo las tareas. Los líderes de equipos virtuales necesitan controlar el progreso de los miembros del equipo y proporcionarles retroalimentación, tal y como lo harían si todos compartieran el mismo espacio de trabajo.


La capacitación por parte del líder incluye hacer observaciones virtuales de desempeño, mediante la evaluación de los resultados y productos finales de trabajo, tales como:


  • Documentos e informes.

  • Comunicaciones por correo electrónico a los miembros del equipo y clientes internos/externos.

  • Aportes en las conferencias de equipo.

  • KPI’s alcanzados o los indicadores de impacto con los que cuente el área.


Para lograr lo anterior lo primero para el líder, es tener actualizados los objetivos, planes, procedimientos, políticas de operación, etc.

Hoy en día se hace necesario que todos los niveles de mando de la organización, cuenten con las bases para ofrecer la dirección e inspiración necesarias a los colaboradores a su cargo, que se encuentran en distintos entornos físicos, para crear e implementar las acciones que les permitan lograr y respaldar los objetivos organizacionales.

Es por esto que el Grupo A.P.D.E. es una excelente opción para que los líderes se puedan capacitar mediante sesiones tutoriales a distancia que les permitan conocer y aplicar las bases para gestionar el trabajo remoto entregándoles además, herramientas que les permitan conseguir lo que la empresa se propone.

jm.garcia@apde.com.mx juanpablo@apde.com.mx


Entradas destacadas
Entradas recientes