LIDERAZGO A DISTANCIA

PARTE 2/3

5. Establecer objetivos de desempeño y criterios de evaluación. Producto de la inteligencia de negocio se derivan planes operacionales para cada torre o dirección, mismos que deberán convertirse en objetivos y ser bajados en cascada a los diferentes niveles de la organización. Por lo anterior, cada colaborador deberá contar con objetivos operacionales de manera que su función contribuya al logro de las estrategias de la empresa. El líder por lo tanto deberá consensuar con cada uno de los miembros de su equipo, los objetivos que se deberán cumplir durante determinado período. Es importante que cada objetivo sea S.M.A.R.T., y esté acompañado de sus respectivos criterios de evaluación y de la ponderación correspondiente en el caso de ser varios objetivos.


Lo que nunca deberá faltar en este proceso es que los miembros del equipo, no sólo deben tener claridad en lo que van a lograr, sino la forma en que lo lograrán, es por esto que resulta indispensablela elaboración de un plan para cada objetivo, lo que permitirá al empleado tener una visión más clara de sus metas y facilitará la supervisión, asesoría, orientación y retroalimentación por parte del líder.


También es importante que el colaborador tenga presente una visión horizontal de la tarea, (esquemas cliente - proveedor interno) ya que algunos de sus objetivos dependerán de las acciones de sus compañeros.


En resumen, los resultados para cada proyecto deberán estar claramente definidos, comunicados y entendidos.


6. Dotar al colaborador de los recursos, herramientas y equipos virtuales, así como los conocimientos para el uso de esas tecnologías, para estar en posibilidad de operar a distancia, por lo que es necesario que el líder cuente con una lista de los recursos requeridos por sus colaboradores para hacer su trabajo, y asegurarse de que cuenten con lo que necesitan.


7. Que el colaborador cuente con un ambiente de trabajo que le permita la realización de sus actividades. Este tema es un tanto delicado, ya que la empresa está invadiendo el hogar del empleado y en muchas ocasiones rompiendo con la rutina familiar. Llevar el trabajo a casa es como llevar el cesto de la ropa para planchar en la oficina, por lo que es importante que el líder tenga esto presente, ya que en ocasiones el colaborador podrá trabajar en el comedor, en la sala o en otro espacio que no está destinado para esto y en muchas ocasiones, tendrá que llevar a cabo una negociación en el ámbito familiar para poder laborar en casa. También hay que considerar que habrá ruidos y diversas distracciones que seguramente producirán tensión en el empleado, por lo que el líder deberá tener una plática al respecto ofreciéndole comprensión, apoyo e ideas tales como tener un espacio de trabajo definido, un horario, un lugar en donde guardar sus cosas de trabajo, etc. También es importante tomar en cuenta que la tecnología puede fallar.



8. Crear una mentalidad de colaboración ya que dentro de los grupos de trabajo, la competencia debe ser reemplazada por la cooperación. Y es aquí en donde también se muestra la capacidad del líder para influir positivamente en sus seguidores, apoyando la creación de una cultura, que refleje la manera de trabajar, por la cual los equipos y las personas tienen una mentalidad de responsabilidad y de cumplimiento y no están sujetos o esperando a que alguien les recuerde o exija lo que tienen que hacer, o les tenga que perseguir y dar seguimiento constante. Es formar una cultura de accountability con un alto sentido de responsabilidad que viene de adentro, que está siempre en ellos, en todo momento y en toda circunstancia fomentado el respeto de intereses, aptitudes y experiencia de todos los miembros del equipo. También permite un diálogo de las diferencias, fomentando al mismo tiempo un enfoque en ganancias mutuas y objetivos compartidos.


Los colaboradores deben hacerse dueños de lo que van hacer desde un principio, a partir de que se acepta formar parte de una tarea, comenzando en el momento mismo en que su nombre está ligado a un “entregable,” para el que se han comprometido, honrando así su palabra.


Podemos mejorar la productividad y eficiencia con métodos ágiles. En este sentido, la metodología de trabajo más recomendada es el “agile” en la que se trata de crear equipos multidisciplinarios (squads), que trabajan períodos de trabajo cortos (sprints), con objetivos bien definidos. En este sentido, la agilidad y la cultura colaborativa permiten dar una respuesta a los clientes con la entrega de productos mínimos viables (MVP), que es el resultado final de cada proceso de trabajo ágil.

El líder debe ayudar a establecer redes de apoyo para realizar las tareas, así como una red de contactos y animar a su equipo a pedir ayuda cuando sea necesario.


9. Los líderes también deben planificar la retroalimentación cotidiana para el equipo en un ambiente de grupo, tal como una reunión web o conferencia telefónica, así como para las personas a través de celular, correos electrónicos y otros canales de comunicación. Cuando sea posible, programar reuniones ocasionales con los colaboradores para permitir conexiones más personales.


10. Dar la posibilidad al personal a su cargo de interactuar formal e informalmente. Hay que tener presente que los integrantes de nuestro equipo, se pierden de las situaciones cotidianas que pasan en la oficina entre ellas, toda la convivencia y la comunicación informal y por que no, hasta extrañar a los compañeros con los que se comparten horas diariamente.


Es recomendable para el líder considerar al menos dos o tres momentos a la semana para realizar actividades agradables para tu equipo, que les permitan enfocar plenamente tu atención en otras actividades distintas a las que realizan en su trabajo cotidiano. Esto se hace necesario, considerando que el no tener relación con los compañeros de trabajo, puede afectar el ánimo.


Hoy en día se hace necesario que todos los niveles de mando de la organización, cuenten con las bases para ofrecer la dirección e inspiración necesarias a los colaboradores a su cargo, que se encuentran en distintos entornos físicos, para crear e implementar las acciones que les permitan lograr y respaldar los objetivos organizacionales.


Es por esto que el Grupo A.P.D.E. es una excelente opción para que los líderes se puedan capacitar mediante sesiones tutoriales a distancia que les permitan conocer y aplicar las bases para gestionar el trabajo remoto entregándoles además, herramientas que les permitan conseguir lo que la empresa se propone.

jm.garcia@apde.com.mx juanpablo@apde.com.mx


Entradas destacadas
Entradas recientes